martes, 26 de junio de 2012

El sistema financiero mundial es babilónico

   El sistema financiero mundial que tantos desequilibrios y crisis ha provocado principalmente en los últimos  años, tiene plenamente características babilónicas descritas en las Sagradas Escrituras y debería ser un tema de debate para la actualización profética de millones de cristianos en el mundo.
   Babilonia representa no sólo sistemas religiosos y políticos, sino financieros basados  en el lujo, la riqueza, los deleites, la inequidad y la injusticia económica que ha empobrecido a millones de personas en el mundo,en países a los que les han expoliado sus riquezas naturales.
   Actualmente, lo problemas económicos tienen agobiadas a casi todas las naciones del planeta.  Entre esos problemas están el engaño, los monopolios violentos de transnacionales basadas en el poco respeto al medio ambiente y otro factor importante negativo a escala mundial como son los casos la especulación en los precios de productos alimenticios de consumo masivo.
   Detrás de todo eso hay una cortina espiritual negativa, el enriquecimiento ilícito y desordenado que ya había sido descrito hace cientos de años por el apóstol Juan en el libro de Apocalipsis.  Hizo una llamada de reflexión profética que ha trascendido  a millones de creyentes de todas las épocas luego de culminar la era apostólica.
   En el capítulo 17 de Apocalipsis, se describe a Babilonia como una "ramera" o prostituta, que incita a la rebelión contra Dios, las religiones y sectas falsas falsas y todo tipo de apostasía.  El clímax de este sistema  ocurrirá con la aparición del Anticristo, sin embargo, Babilonia tiene sus matices económicos que podemos ver en el mundo de hoy.
   Al leer el capítulo 18 del libro de Apocalipsis en su versículo 3 podemos darnos cuenta de las características del sistema económico babilónico al expresar: "Porque todas las naciones han bebido del vino del ardor de su fornicación, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites".  Esto explica bíblicamente  la poca sensibilidad humana, al pensar solamente en los deleites y el enriquecimiento ilícito.
   De manera maravillosa, el apóstol Juan predijo la globalización económica de nuestros días en ese mismo capítulo 18 del Apocalipsis:  al escribir que "todos los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites (de Babilonia), sugirió hace cientos de años inspirado por Dios, un sistema económico mundial cuya fuente sería Babilonia.
   Lo importante es que Dios nos advierte que no debemos dejarnos seducir por la Babilonia económica, porque ella será destruida.  El apóstol Juan escribió una severa advertencia en el versículo 9 del capítulo 18 de Apocalipsis que dice: "Y los reyes de la tierra que han fornicado con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio". Así que analicemos y examinemos para no dejarnos confundir.